Nuestra vuelta al mundo: un año después

vuelo regreso vuelta al mundo

Hace un año ya. Tal día como hoy llegábamos de Sri Lanka, último país de nuestra soñada vuelta al mundo, tras 11 meses de viaje y muchas experiencias a cuestas.Volvíamos días antes de lo esperado por un problema familiar, pero, seamos sinceros, en las últimas semanas teníamos más la cabeza en España que en Mátale.

Y es que llevábamos 11 meses fuera de casa, sin ver a la familia y los amigos, apenas sin parar. En los trekkings más espectaculares que jamás hayamos hecho soñábamos con tapas de ensaladilla y vasos de gazpacho. Cada mañana, al volver a cerrar la mochila, nos parecía que era un poquito más pesada que la semana anterior. A veces, las menos veces, soñábamos con pasar la tarde en casa tirados en el sofá viendo una serie tranquilamente, sin pensar en qué ver al día siguiente, dónde dormir, cómo llegar hasta allí. Teníamos ganas de ver a nuestra gente, de contarles nuestro periplo mundial.

Phong Nha Vietnam

Un año después de dar la vuelta al mundo me cuesta creer que en aquellos momentos nos apeteciera volver. No fuimos conscientes de la suerte que teníamos de estar viviendo nuestro sueño, ese que parecía tan intangible que nunca nos habíamos planteado en serio realizar. Ahora queda lejos la sensación de libertad, de poder hacer lo que quisiéramos, de cambiar el recorrido, los tiempos, los momentos. Aquí llueve a mares, pues nos vamos a otra isla miles de kilómetros más allá. Esta gente es adorable, pues mejor nos quedamos en esta zona. Libres de hacer lo que nos apeteciera cuando nos apeteciera.

Cómo olvidar la cara de felicidad y nervios, muchos nervios, cuando nos despedimos de nuestros padres en el aeropuerto. La mochila cargada de ansias de aventura, de alegría extrema y, reconozcámoslo, un poquito de miedo cuando nos dirigíamos a Brasil.

Brasil, Argentina, Chile y su isla de Pascua, Bolivia, Perú, Ecuador y las Galápagos, una pizca de Colombia, Nicaragua y Costa Rica. 175 días recorriendo América y sabiendo que apenas hemos llegado a conocernos. De allí a nuestra amada Nueva Zelanda, tan perfecta que aún no nos hemos atrevido a escribir sobre ella. Y por último Asia: Tailandia, Camboya, Vietnam, Filipinas, Malasia y Singapur. Y para el final, la mejor de las experiencias personales, adentrarnos en Sri Lanka y conocerla desde la mirada más bonita, la de sus niños.

tristes vuelo de regreso vuelta al mundo
La cara de feos feísimos que se nos quedó al coger el último vuelo de nuestra vuelta al mundo xD

No sé las veces que he soltado esta retahíla de países. 327 días de lugares asombrosos, de gente asombrada y asombrosa, de delicias para el paladar y de vivencias increíbles. Cataratas, glaciares, selvas, montañas, lagos que parecen mares, volcanes, playas paradisiacas. Animales en libertad por cielo, mar y tierra. Y personas, muchas personas, con las que charlar, de las que desconfiar, a las que adorar y, sobre todo, de las que aprender. Cada detalle hizo que viviéramos la mejor vuelta al mundo que podríamos soñar.

Y el aliciente de viajar en pareja, que no es moco de pavo. Pasar de verse por las noches, los fines de semanas, de hacer escapadas de 2 días o con suerte 3 semanas… A estar 24 horas juntos, para absolutamente todo, sin descanso, con desafíos, cansados, agobiados, con hambre… Que esto de viajar es muy bonito hasta que las cosas no salen como tú las esperas y te entra el ataque. Bueno, eso a mí, que ya sabéis que Roberto es una persona de temple sosegado.

Basecamp Bartola Nicaragua

Nos avisaron de que estos viajes suponen una prueba de fuego para la relación, que muchos no lo cuentan juntos. Pero nada, maravillas del amor, que las risas, las miradas de complicidad, las lágrimas de emoción, los retos superados y los marrones resueltos juntos unen más de lo que podríamos esperar. Sólo cosas buenas salieron de este viaje.

Así que ya ves, si nos preguntas ahora mismo si repetiríamos, la respuesta sería clara y concisa: ¡Por supuesto! Podríamos matizarla, eso sí, con la sabiduría que da la experiencia. Viajaríamos aún más despacio, menos cargados y, quizás lo más importante, menos tiempo de continuo. Es decir, nimiedades en la forma. Pero repetiríamos, no hay duda. Porque hay una frase que nos sale de carrerilla cuando nos preguntan por nuestro viaje, a cualquiera de los dos:

DAR LA VUELTA AL MUNDO JUNTOS ES LA MEJOR DECISIÓN QUE HEMOS TOMADO EN NUESTRA VIDA.

Regreso vuelta al mundo
Cara de felicidad tras cumplir nuestro sueño de dar la vuelta al mundo. ¿Para cuándo la siguiente?

6 Comments

  • La gran escapada| 21 diciembre, 2017 at 10:04 Responder

    Hola pareja de wapos!!

    Pues sí, tiene que ser duro estar un año entero con todos sus días y sus horas sin ver a los tuyos o sin hacer esas rutinas que tanto molan, pero lo enriquecedora que demostráis que ha sido la experiencia lo compensa con creces. Tiene que ser un alucine estar un año enteeeeeeero sin planes, ni horarios, dejándote llevar,… qué gozada, la verdad!! No sabemos si algunas vez tendremos la valentía de planteárnoslo nosotras…

    Además, habéis superado la prueba de pasar todo un año juntos minuto a minuto y, efectivamente, nada más que por eso, ya hace que merezca mucho la pena. Enhorabuena chicos! Cumplir sueños es de lo mejorcito de este mundo!! 😉

    Un besazo desde el cariño y la envidia sana que tenemos ahora mismo! Muaaaak! ¡Vivan los viajes!

    • Candela| 21 diciembre, 2017 at 16:56 Responder

      ¿Pero cómo se puede ser taaaan lindas?

      Fue un lujazo vivirlo, desde luego sabemos que nos quedará grabado para siempre, ojalá podamos repetirlo y superarnos, porque oye, enganchar engancha…

      Pero si no, pues tendremos anécdotas molonas que contar para la posteridad. Lo que tenemos claro clarísimo es que vamos a seguir viajando hasta el infinito y más allá. Y puestos a pedir si puede ser juntitos y felices ¡mucho mejor!

      Nos vemos pronto chicas, ¡Sevilla os espera con guías de primera! 😛

  • Mei| 18 diciembre, 2017 at 22:34 Responder

    Que bueno chicos, ¡que identificada me siento! cuando revivo esos momentos de “queja” que pasaba durante el viaje, de cansancio o de “estar más allí que aquí” me siento un poquito mal por, como bien decís, no haber sido consciente de estar realizando un pedazo de sueño. Sin duda eso se queda y se que me sirve para cada pequeño o gran viaje estar más presente y disfrutarlo más aún. Deseando repetir siempre! estas experiencias cambian la vida! Un beso enorme!

    • Roberto| 20 diciembre, 2017 at 07:27 Responder

      Ay María… qué difícil es sentirse comprendidos, mil gracias por parar a dejarnos un mensajito de ánimo 🙂
      El año del viaje fue el año que más rápido ha pasado de nuestras vidas, pero recordándolo parece que fueron tres o cuatro años juntos! Está claro que aunque en algún momento tuviésemos esa sensación de no haber sido del todo conscientes, a la hora de la verdad sabemos que hicimos algo increíble, y eso ya no nos lo quita nadie. Y sí ¿con ganas de repetir? ¡Siempre! Que esto no ha hecho más que empezar! Un beso grande!

  • Maria| 18 diciembre, 2017 at 21:54 Responder

    Precioso chicos! Ahora disfrutar de España un poquito y de la rutina, que también es importante!

    • Roberto| 18 diciembre, 2017 at 22:18 Responder

      ¡Gracias! En ello estamos, que España tiene mucho y bueno! :*

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to top

Usamos cookies para garantizar la mejor experiencia en la web. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies y asumimos que te parece bien ¡Tenemos galletitas para todos!

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial