Shirikawago: El corazón de los Alpes Japoneses

Casas tradicionales de cuento en los alpes japoneses, ¡amor!

La aldea de Shirikawago, en el corazón de los Alpes Japoneses, es un regalo para la vista la mires por donde la mires.

Sus casas tradicionales, reconocidas por sus techos de paja inclinados, fueron declaradas Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1995. La belleza de estos edificios y el trasfondo montañoso que los rodea suponen una postal típica de Japón para muchos visitantes.

Panorámica Shirikawago Japón sakura
Las 4 estaciones son preciosas en Shirikawago, el sakura aquí también juega sus cartas 🙂

Casas estilo Gassho – zukuri, las manos que rezan

El atractivo principal de Shirikawago son, no hay duda, sus casas tradicionales. Aunque hoy en día pocas son utilizadas como viviendas particulares y muchas más como alojamientos turísticos, la aldea ha sabido preservar la esencia de sus inicios.

Los tejados inclinados, en posición de manos de rezo, fueron ideados para evitar el acúmulo de nieve y el consecuente desplome de las casas. Lo mismo ocurre con el material utilizado para su construcción, la paja, utilizada para impermeabilizar el tejado y evitar goteras. Claramente los nipones que migraron a las montañas supieron adaptarse a sus nuevas condiciones climatológicas.

Casas tradicionales gasho Shirikawago Japón
Casas tradicionales gasho, con sus famosos tejados en manos "en posición de rezo"

La turistada del día: necesaria en Shirikawago

Dichas todas las alabanzas, es momento de revelaros la cara menos halagüeña de Shirikawago. Visitar este pueblito es una turistada máxima, no hay duda. Una turistada por la que nosotros consideramos que hay que pasar.

A mitad de camino entre Takayama y Kanazawa, sus dos primos mayores, pensaríamos que esta aldea de montaña se encuentra aislada del mundanal ruido. Para nada. De eso se encarga un súper túnel que la tiene bien conectada: en 50 minutos con Takayama y algo más con la vertiente norte de la isla. La pena de esta buena conexión por carretera es que te pierdes la mayor parte del impresionante paisaje natural.

Si buscas en Google maps por donde cae Shirikawago, descubrirás que el pueblo principal se encuentra a unos pocos kilómetros. Es en la pequeña aldea donde se concentra todo el tráfico de visitantes cámara en mano, ya que es aquí donde las casas gassho son las protagonistas. No esperes, por tanto, grandes restaurantes ni tiendas muy variadas.

Vistas desde el mirador Shirikawago Japón
¡Las vistas desde el mirador de Shirikawago son muy top!

¿Entonces por qué dices que debo ir a Shirikawago?

Después de esta parrafada igual te he quitado las ganas de visitar Shirikawago, pero verás como enseguida vuelven.

El día que la visites tocará darse el madrugón: querrás llegar de los primeros y tenerla para ti “solo”. Tranquilo, aunque tu autobús vaya lleno, enseguida irán desapareciendo los demás pasajeros.

Tu primera parada será el mirador de Shiroyama, así que enfila la cuesta con brío. Conforme subas irás vislumbrando más y más tejados de paja. Las mejores vistas de Shirikawago están claramente delimitadas, tanto, que hay una plataforma desde la que hacerse la foto perfecta.

En este punto siempre recordaremos una anécdota que para nosotros no pudo ser más “típicamente japonesa”. Dada la afluencia del sitio y lo turístico-precioso del lugar, 3 ó 4 fotógrafos profesionales prestan allí sus servicios para que te lleves un bonito souvenir por un módico precio. Cuál fue nuestra cara al recibir la altruista oferta de una de las fotógrafas que voluntariamente nos tomó varias fotos CON NUESTRA CÁMARA. Así de ojipláticos y sonrientes nos sacó. Ya sé, podría considerarse una casualidad, ¡pero es que los japoneses queriendo agradar no tienen rival!

Mirador Shirikawago Japón
Preciosas vistas, momentazo 100% "los japoneses son unos entregados"

Déjate llevar y piérdete en Shirikawago

Ahora toca recorrer las tres calles principales con el mapita que te han dado en la estación de autobús – oficina de turismo. Como en tantas otras zonas de Japón, el agua cristalina recorre la aldea por acequias, acompañándote en un agradable paseo. Una casa a un lado, otra un poco más allá, jardines que no puedes evitar fotografiar… El tiempo, la verdad, pasa volando.

Verás con tus propios ojos por qué Shirikawago ofrece una postal idílica en cualquier época del año. En invierno, completamente cubierto de nieve y con las casitas iluminadas para la ocasión…  En primavera, cuando unos cuantos cerezos motean el pueblo de blanco… En verano, cuando las plantaciones lo llenan todo de verde… O en otoño, al virar los árboles de color adornando el paisaje con diferentes tonalidades de rojos.

¿Enamorado ya de la aldea? Pues salte del centro y pasea por las calles aledañas. Disfrutar de calles enteras -¡casas enteras!-, caminos de cuento y templos embebidos en el bosque sin más pasos que los de tu acompañante es un gustazo indescriptible. Parecía imposible en la turística Shirikawago, ¿verdad?

Casas tradicionales Shirikawago Japón
¿Quién se anima a mudarse a una casita tan mona?

Visitando una de las casas gassho por dentro

Para no dejarnos encandilar solo por la belleza exterior decidimos visitar la Casa Nagase por dentro. Esta granja tradicional fue construida en 1890 a base de ciprés japonés de 200 años de edad. También se usaron maderas de castaños de indias y árbol japoneses como el katsura de entre 300 y 400 años. ¡Como en una casa de IKEA, vamos!

Con sus 5 plantas se trata de uno de los edificios más grandes de Shirikawago y se tardó 3 años en construirlo. Claramente los dueños eran una familia pudiente: supuso el desembolso de 800 ¥ de entonces, mucho arroz y mucho sake, para pagar a los trabajadores.

Salón principal de la casa Nagase, con sus tradicionales suelos de tatami.

En 2001 hubo que retechar la casa por primera vez desde su construcción. Aunque ya son pocas las familias que viven en casas tradicionales, más de 500 personas participaron en esta actividad. Una bonita forma de comunidad en la que todo el pueblo ayuda al vecino porque sabe que antes o después le tocará a él. Vinieron incluso voluntarios de otras partes de Japón. Esta filosofía de trabajo comunitario se conoce como yui y se viene practicando desde hace siglos, según nos contaron.

Al visitar Shirikawago tuvimos la suerte de ver a unos cuantos obreros encaramados al techo del templo Myozenji haciendo arreglos, modificando la gruesa capa de paja que lo forma. Se veía que no era la primera vez que lo hacían, pero desde luego no es una profesión apta para los que sufrimos de vértigo.

Casas tradicionales Shirikawago Japón
Remozando el techo de paja de una de las casas tradicionales gasho

Visitamos la casa Nagase en concreto porque en ella vivieron los antepasados de la familia Nagase, médicos para los Maedas del clan Kaga. En ella esperábamos encontrar utensilios médicos de la época y me hacía especial ilusión (la cabra siempre tira al monte). La verdad es que no encontramos material médico curioso, pero la casa estaba llena de herramientas de labranza y para tejer.

Solo por ver cómo vivían y la distribución interna de la casa, con las plantas superiores dedicadas al cultivo de gusanos de seda, merece la pena la visita. Toda la información está en japonés, así que hay que tirar un poquito de imaginación para encontrar la utilidad de los objetos expuestos.  Eso sí, consideramos que visitando una ya cumplimos.

Interior casa tradicional gasho Shirikawago Japón
Material de labranza y para el cultivo de gusanos de seda en la casa Nagase.
INFO ÚTIL
  • Es muy cómodo visitar Shirikawago como excursión de día porque en la estación de autobuses cuentan con taquillas para dejar el equipaje. Eso sí, no había muchísimas, así que recomendamos llegar temprano a la aldea.
  • Cómo llegar: El tren no llega a Shirikawago así que aquí no te valdrá el Japan Rail Pass. Desde Takayama y Kanazawa salen autobuses directos a Shirikawago, puedes consultar horarios y precios aquí.
  • Dónde dormir: Nosotros finalmente decidimos hacer de Shirikawago una visita de un día, por la mañana fuimos desde Takayama y por la tarde continuamos hacia Kanazawa. La oferta de alojamiento es limitada y cara, pero si quieres visitar Shirikawago con calma (y un buen presupuesto) siempre puedes alojarte en una casa gassho tradicional.

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to top

Usamos cookies para garantizar la mejor experiencia en la web. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies y asumimos que te parece bien ¡Tenemos galletitas para todos!

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial