Cu Chi y los túneles del Viet Cong

El ingenio vietnamita bajo tierra
Este túnel ha sido ampliado para los visitantes, en el real no habríamos cabido tan fácilmente.

Vietnam invita, sí o sí, a conocer su historia. Para ello nos metemos bajo tierra y comprobamos en persona cómo los vietnamitas han sabido defenderse de sus enemigos.

Para muchos Vietnam es su guerra, la “famosa Guerra de Vietnam”, ya sea por Hollywood, porque fuera la primera guerra televisada o por ser una de las pocas en las que Estados Unidos se vio derrotado.

Un carro de combate estadounidense sigue hoy donde fue detenido por una mina.

Vietnam es mucho más que eso, muchísimo más, pero sí es cierto que las secuelas de aquella masacre de los años 60 aún se perciben en este pais. Algunas, como los túneles de Cu Chi, se han convertido en excelentes y rentables atracciones turísticas y al fin y al cabo también es una interesante manera de estudiar historia.

Un sistema de 250 km de túneles de hasta 3 niveles de profundidad.

¿Qué son los túneles de Cu Chi?

Los túneles de Cu Chi son una de red de túneles que alcanzan los 250 km de recorrido y a tan sólo 70 de Ho Chi Minh City, la antigua Saigon.

Este sistema de túneles comenzó mucho antes de que llegase el ejército estadounidense y ya fueron utilizados cuando Vietnam luchaba por su libertad contra los franceses.

Los túneles no son sólo una manera de desplazarse a escondidas, sino una compleja red de hasta tres niveles de profundidad donde se vivía, se cocinaba, se almacenaban cosas… y todo esto con su correspondiente sistema de ventilación y acceso a agua potable.

Una entrada real al sistema de túneles, estrecha como ella sola.

Nuestra visita a los túneles

Sabíamos de su existencia pero la verdad es que no teníamos ni idea de dónde estaban. Cuando nos enteramos de que se encontraban cerca de Ho Chi Minh City vimos claro que, por muy turístico que fuera, bien se merecían una visita.

Para llegar lo mejor es contratar un tour desde la ciudad, en transporte público es realmente difícil llegar y la competencia entre las agencias es tan grande que con sus precios no merece la pena alquilar un vehículo propio para llegar.

Hay dos zonas de túneles que se pueden visitar, Ben Duoc y Ben Dinh. Nosotros conocimos la segunda, que es la más popular.

Un tramo de los túneles de tamaño real, hoy guarida de los murciélagos.

Aunque esperábamos encontrar algunos restos de túneles sin más con cientos de turistas haciendo cola para hacerse la correspondiente foto, la verdad es que nos sorprendió dar con un complejo bastante completo, didáctico y bien puesto.

Está claro, los Estados Unidos perdieron esta guerra desesperados luchando contra un enemigo a veces invisible, y estos túneles es algo que Vietnam enseña con orgullo.

La visita comienza con un pequeño documental con el que situar Cu Chi en el momento del conflicto, un lugar de agricultores y ganaderos, y con un mapa de la época para comprender la envergadura de este inteligente sistema de escondite y ataque.

Después comienza el paseo por una zona de bosque repoblada, ya que los bombardeos dejaron toda esta zona desolada hace unas décadas.

Se ingeniaron multitud de trampas con distintos mecanismos para frenar el paso al enemigo estadounidense.

Pudimos ver ejemplos de las trampas que los vietnamitas usaban contra los soldados estadounidenses, rudimentarios sistemas de fosas y agujeros provistos con ingeniosos sistemas de pinchos para evitar el paso del enemigo. Se luchaba con lo poco que había.

También un ejemplo de cómo eran las cocinas, las salas donde se recuperaba el armamento enemigo y se aprovechaba para su uso, cómo era la vestimenta, el calzado, la comida… En definitiva, cómo la vida se trasladaba varios metros bajo tierra.

Y pudimos ver, cómo no, los túneles en sí. Unos diminutos y genuinos a tamaño real donde no había soldado americano que cupiese, y otros más anchos y adaptados para que pudieran ser recorridos por los visitantes.

Todo esto con el sonido de fondo de genuinos AK47 y alguna ametralladora, pues a mitad del recorrido hay un campo de tiro por si alguien quiere probar a gastar unas balas. Nosotros con su atronador sonido tuvimos más que suficiente, si esos cuatro disparos nos estremecieron… no queremos ni imaginarnos cómo debió ser aquella zona hace unos 50 años.

Aprendimos mucho, tanto de la barbarie de una guerra como del ingenio vietnamita, por lo que si pasas por la ciudad de Ho Chi Minh bien merece la pena acercarse y conocer estos detalles de su historia.

No sólo se visitan los túneles, la visita incluye numerosas representaciones de la época.
INFO ÚTIL
  • Precio entrada túneles: 110.000 dongs/persona

 

  • Precio del tour: 125.000 dongs/persona (5€, aunque rebajable si te gusta regatear)

 

  • Extensión del tour: Por 1’5€ más ampliamos el tour para visitar el gran templo de Cao Dai, sede de una de las religiones más raras que hemos visto en nuestra vida: el Caodaismo. Una mezcla entre oriente y occidente, nacida en Vietnam en el s. XX, el Caodaismo combina elementos del Budismo, Confucionismo, Taoismo, Cristianismo, Islam y espiritualismo nativo vietnamita. Tienes más información en www.caodai.org.

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to top

Usamos cookies para garantizar la mejor experiencia en la web. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies y asumimos que te parece bien ¡Tenemos galletitas para todos!

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial