Cosas bonitas del viaje: un mes con los niños de Mátale

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Unos 50 niños de 4 a 18 años pusieron la guinda para terminar nuestra vuelta al mundo.

La guinda del pastel en nuestra vuelta al mundo la puso Sri Lanka y los niños de Mátale, donde pasamos un mes colaborando en una casa de acogida.

Llevábamos meses viajando por el mundo y sabíamos que volveríamos a casa por Navidad, como el turrón, las comilonas, los kilos de más y tantas otras cosas que prácticamente ya habíamos olvidado.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Aula, sala de lectura, de reuniones, de espectáculos... esta clase valía para todo.

Queríamos que ese viaje no sólo fuera enriquecedor para nosotros y teníamos claro que queríamos echar una mano donde pudiera ser útil. Miramos y buscamos posibilidades de en diferentes ONG, tanto en India como Nepal y creo recordar que incluso en Madagascar, pero la mayoría pedía una implicación de una duración que nosotros no podíamos ofrecer en ese momento. Buscando buscando, y gracias a la Fundación Gomaespuma, dimos con la Assisi Boy’s Home en Sri Lanka. Una comunidad de hermanos franciscanos que trabaja en el país de “la lágrima de India” dando hogar a los más jóvenes que por una razón o por otra necesitan de su acogida.

Sonaba perfecto, nos pusimos en contacto por email con el responsable de la casa de la localidad de Mátale, el hermano Selva, y allí que nos fuimos.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Desde luego el primero no es Wally precisamente...

Casi 50 niños, de 4 a 18 años

Estaba decidido, pasaríamos el mes de diciembre de 2016 en la Boy’s Home de Mátale. Unos días antes, mientras aún viajábamos por el país para conocer los encantos de Sri Lanka, aprovechamos que pasábamos cerca de la casa para acercarnos, conocernos todos y ver cómo iba a ser todo aquello.

Rodeamos la casa despistados sin saber si era allí o no. Varios niños se agolpan tras una valla metálica y nos saludan en inglés “Hi!” “Hi!”. Hablan entre ellos en tamil, o en cingalés, eso nunca lo sabremos, y nos siguen hasta que llegamos a la puerta. En el momento en el que giramos y entramos en la casa todos explotan entre gritos y abrazos de alegría. Cuando vimos eso la emoción nos recorrió el cuerpo. No teníamos ni idea de qué íbamos a hacer en aquella casa, pero desde luego merecería la pena.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Todos, hasta los más pequeños, haciendo sus pinitos en fotografía 😉

El hermano Joseph y el hermano Selva nos recibieron y nos contaron qué era la Assisi Boy’s Home. Entendiéndonos más mal que bien nos enseñaron la casa y nos presentaron a algunos de sus habitantes. Y cómo no, nos invitaron a un té ceilandés con unos cuantos dulces. Nos explicaron que la casa llevaba allí unos 50 años, que su comunidad franciscana acogía a niños de diversas edades y que les proporcionaban techo, cama, comida, un lugar donde hacer sus deberes, un sinfín de actividades y una disciplina férrea desde la más temprana edad. Todo, claro, entre rezos y misas en la capilla de la propia casa.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
"Con esa cara... algo malo habrás hecho"

Las razones por las que llegaban allí los niños eran de lo más diversas. Algunos eran huérfanos, de padre, de madre o por completo, otros pertenecían a familias pobres y otros incluso eran el primer hijo de una mujer que había contraído matrimonio por segunda vez, y en esa nueva familia los hijos del primer matrimonio no tienen cabida. Increíble pero cierto.

Los más pequeños llegaban con 4 años, incluso el pequeño Roshan llegó allí con sólo 2, y por lo normal permanecen en la casa hasta que cumplen 18.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
"Aaaatención porque Brother Selva avanza poooor la banda izquierdaaaa"

Descubriendo la Boy’s Home de Mátale

Tras aquella rápida toma de contacto terminamos nuestro viaje por Sri Lanka y volvimos a la casa para quedarnos hasta nuestro regreso a España.

Allí tuvimos nuestra propia habitación y nuestro propio baño, todo un lujo, y cada día desayunábamos, almorzábamos, tomábamos el té y cenábamos con los hermanos Selva y Joseph. Tanto mimo, cuando los niños dormían en barracones y cada día comían arroz con alguna otra cosa no nos hacía sentir muy bien, pero no negaremos que disfrutamos hasta el infinito con la comida tradicional ceilandesa con la que cada día nos deleitaba “Ama”, una de las dos mujeres que cuidaban y alimentaban a los niños.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Un arroz con leche a la srilankesa ¡Ñam!

Desde el primer día nos quedó claro que aquella casa funcionaba gracias a unos horarios estrictos y una disciplina que se transmitía de mayores a pequeños. A las 5 de la mañana amanecía y a esa hora ya había un turno para barrer toda la casa. Después desayuno, oración, aseo y al colegio, cada uno con su uniforme correspondiente. Dependiendo de la edad y de la religión de cada niño acudían a un colegio u a otro, porque sí, aunque allí todos parecieran cristianos la realidad es que entre ellos podía haber hinduistas, budistas, musulmanes… eso no parecía importar.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Uno de los cursos de cocina en los que participamos, estas cosas les flipaban.

Para vestirse cada niño tenía un par de camisetas, más o menos raídas por lo general, y un par de pantalones cortos. Unas chanclas, normalmente hechas añicos, eran el calzado diario. Eso sí, la ropa del colegio, con camisa, pantalones largos y zapatos de cordones estaba siempre impoluta y sólo se utilizaba para ir al colegio. En cuanto se vuelve a la casa todos se cambian y vuelven a sus chanclas.

Todo el día estaba programado, de principio a fin, cuando no tocaba limpieza tocaba hacer los deberes, cuando no lectura y si no cualquier otra cosa. Los ratos libres se aprovechaban en el terreno que hacía de campo de deporte, donde se jugaba al fútbol o se improvisaba un partido de cricket. Por lo que de primeras nos costó un poco encontrar un hueco con el que justificar allí nuestra presencia.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Miradas que lo dicen todo.

Candela, Roberto y los niños de Mátale

Por suerte las vacaciones de Navidad llegaron, los niños dejaron de ir al colegio y aunque algunos se fueron a pasar unos días con su familia (sí, muchos de ellos tienen familia) los que se quedaron tuvieron mucho más tiempo libre, y ahí estábamos nosotros para aprovecharlo.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Todos querían salir en las fotos, hasta los que no se mueven.

Fuimos al pueblo, compramos un paquete de folios, el hermano Selva nos dejó un par de cajas de colores y nos hartamos a dibujar con los más pequeños. Con alguna cámara de fotos que había llevado la Fundación Gomaespuma en uno de sus Summer Camp hicimos un curso de fotografía y, tras darle muchas vueltas, nos lanzamos a publicar un periódico ¡Ni más ni menos! Hablábamos de algunos eventos de la casa, los niños hacían entrevistas y muchos se lanzaron a escribir en inglés sus propios “myself”, una descripción personal de cada uno que solían hacer en las clases de inglés del colegio. La última página, cómo no, la reservamos para juegos y dibujos, con sus sopas de letras y “une los puntitos” incluidos. Los diseñamos en nuestro portátil, íbamos al pueblo a imprimirlos y los repartíamos a todos en la casa. Sólo nos dio tiempo a publicar dos números, pero el invento hizo que los niños se animaran cada vez más a participar y estamos convencidos de que podría haber tenido muy buena continuidad.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
La última página del periódico estaba llena de pasatiempos y dibujos.

Nuestra misión con ellos en el día a día era la de hablar inglés todo lo posible, ya fuera dibujando o jugando al pañuelito en el campo de juego. Poco más podíamos hacer (bueno sí, ¡un periódico! y también aprovechamos para ponerles películas en inglés), pero sobre todo nos empleamos a fondo en hacerles caso, en darles cariño y a estar con ellos. El ambiente entre ellos era muy bueno, los mayores cuidaban de los pequeños, pero lo que mejor sabían hacer día tras día era pelearse entre ellos. Una y otra vez. Así que una alternativa pacífica como nosotros no les vino nada mal.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
También estuvimos unos días en Batticaloa, donde los más mayores estaban en plenos exámenes de selectividad.

La despedida 🙁

El tiempo pasaba. El hermano Selva nos invitó a conocer durante unos días la otra casa de acogida que tienen en la costa este del país, en Batticaloa, y allí pasamos unos días con un nuevo grupo de niños, mucho más reducido y de prácticamente nulo inglés. Allí el idioma sí fue un problema, los niños nos hablaban en tamil y a nosotros se nos quedaba la cara a cuadros.

Hicimos todo lo posible por hacer que nuestra estancia en la Assisi Boy’s Home fuera lo más productiva posible. Dejamos una aportación económica para ayudar con el desarrollo de la casa y agradecer el esmerado cuidado que habíamos recibido durante todo ese tiempo, pero siempre nos parecerá poco.

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Está feo tener preferidos, pero los más pequeños , Rochan y Dhan, eran los más grandes.

Nuestro final en la casa de Mátale fue más rápido de lo esperado, por enfermedad de un familiar adelantamos nuestro vuelo a España unos días por lo que de pronto nos estábamos despidiendo de los niños tras haber pasado un mes entre ellos. Es posible que los únicos que llorásemos fuéramos nosotros, pero sus risas y sus abrazos nos dejaron muy claro que estar allí, compartiendo nuestro tiempo con ellos, fue una de las mejores decisiones que tomamos durante nuestra (primera) vuelta al mundo.

Si quieres vivir una experiencia como la nuestra no dudes en ponerte en contacto con nosotros, haremos todo lo posible para que los niños de Mátale también puedan disfrutar de tu compañía. ¡Anímate!

Los niños de Matale en la Assisi Boys Home, Sri Lanka
Comiendo con Brother Selva, muy formalitos todos.

2 Comments

  • Irene| 28 junio, 2018 at 23:24 Responder

    Me ha encantado, no todos tienen oportunidad de vivir y compartir una experiencia tan gratificante….enhorabuena

    • Roberto| 30 junio, 2018 at 08:07 Responder

      Nos acordamos muchísimo de nuestros sobrinos, creo que pasar un tiempo allí con ellos sería básico para cualquier niño de nuestra sociedad… la visión del mundo cambiaría por completo para ellos.

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top

Usamos cookies para garantizar la mejor experiencia en la web. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies y asumimos que te parece bien ¡Tenemos galletitas para todos!

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial