4 meses viajando ¡¿YA?!

Pequeñas cosas que nos han ido llamando la atención en esta etapa del viaje

Si hace unos años nos dicen que a día de hoy llevaríamos 4 meses viajando por Latinoamérica, habríamos pensado en un sueño de esos que nunca se cumplen.

Hoy, 28 de mayo de 2016, hace 4 meses que salimos de España y desde entonces hemos acumulado miles de experiencias que nos marcarán para siempre. Nos toca estrenar país, – ¡el sexto ya! – y recién llegados a Ecuador hemos querido compartir con vosotros una recopilación de todas esas pequeñas cosas que nos han ido llamando la atención en este viaje. Muchas las conocíamos, de otras no teníamos ni idea y la mayoría se ha ido repitiendo en todos los países por ser latinoamericanos.  Aquí va nuestro resumen de los detalles curiosos que han ido dando forma a estos primeros 4 meses de viaje ¿¿Qué nos deparará todo lo que nos queda??

Jamón, chorizo... cualquier parecido con el nuestro es pura casualidad
  • Los productos “típicamente españoles” de dudosa calidad. Los hemos ido encontrando por multitud de supermercados a lo largo de estos 4 meses y en casi todos los países por los que hemos pasado. La verdad es que por el aspecto que tienen… preferimos mantener el recuerdo de los originales que tanto echamos de menos.

 

  • Desde que éramos pequeños no habíamos vuelto a ver el Tang, esa bebida con pretensiones de zumo de frutas, pero en Latinoamérica lo encuentras de infinidad de sabores en los sitios más insospechados. Súper común que te lo sirvan como bebida en los bares más sencillos. ¡Una locura la cantidad de sabores que tienen!

 

  • Las empanadas, el dulce de leche… Son productos que esperábamos encontrar en Argentina pero nos han acompañado en el resto de los países. En sus diferentes versiones y denominaciones, claro.
Empanadas en todas sus variedades. Estas son salteñas bolivianas.
  • La presencia del café soluble en tooooooodas partes, parece mentira que en zonas tan cafeteras Nescafé sea el rey en la mayoría de los establecimientos. Quizá ahora que nos acercamos al ecuador la cosa vaya cambiando, ¡es una lástima no poder saborear los productos que vemos en los campos!

 

  • La cantidad de especies distintas de papas que hay en Perú. Fuimos incluso a un restaurante especializado en ellas. Moradas, blancas, verdes, rojas, secas, alargadas… Tenemos un drama con saber cuál sería la papa perfecta para una buena tortilla.
¡Papas! Perú cuenta con una espectacular variedad de patatas.
  • El fútbol español es omnipresente. Si eres español eres futbolero y entendido, sin lugar a dudas. No es nuestro caso, pero la primera pregunta es “¿Del Barça?”. Hemos constatado que el Barcelona tiene mucha más presencia que el Real Madrid en esta parte del mundo. Curioso saber que en Perú se conoce el Betis porque un jugador peruano juega en el equipo verdiblanco, Lo tenemos claro, el fútbol es el tema más recurrente para iniciar una conversación con nosotros. Pobrecillos, van listos…

 

  • La cantidad de gente q se sorprende por lo bien que hablamos español. A veces ni aunque expliquemos que somos “españoles de España”, entienden nuestra fluidez. Nuestra apariencia les hace pensar todo el rato que somos “gringos”, guiris para nosotros, de esos que hablan inglés… La culpa la tiene la barba pelirroja de Roberto y, no nos engañemos, su gorro de aventurero.
Entre el sombrero y la barba roja Roberto no consigue pasar desapercibido.
  • Otro detalle que nos ha encandilado es la diversidad del lenguaje español conforme hemos ido cambiado de país en país, cómo las mismas palabras varían a significados totalmente distintos dependiendo de la región y cómo cada uno ha ido inventando y adaptando sus palabras a lo largo de su historia. Los transportes, la ropa y la comida son buena prueba de ello. A veces nos choca cómo las conversaciones no son tan fluidas como cabría esperar por este motivo.

 

  • También en cuanto al lenguaje nos choca que la Z en esta parte del mundo tienen poca presencia. La letra poca, y el sonido ninguna. Lo sabíamos, pero la confusión no entiende de límites: nuestro paso fronterizo entre Perú y Ecuador ha sido por “La Balza” (La Balsa).

 

  • Son muchos los transportes que hemos probado en estas semanas. Llamativo ha sido cómo en cada trayecto de bus con compañías buenas nos han grabado en vídeo antes de salir. Suponemos que lo hacen por seguridad pero da tela de mal rollo, así que nosotros por si acaso siempre salimos sonriendo o haciendo el payaso…
Buses nocturnos con asientos cama, cena, pantalla multimedia...
  • La fregona. Ese fantástico invento español que nos sorprende no encontrar en el resto del mundo. Un trapo unido al palo de una escoba es lo más parecido por estos lares. No entendemos cómo no ha trascendido, si es infinitamente más cómoda que usar el trapo ese asquerosillo o directamente inundar el baño antes de drenarlo con una de esas escobillas limpiacristales…

 

  • La seguridad, privada o no. Hay agentes de seguridad en la puerta de cada banco, en cada cajero automático, en cada sitio oficial y en multitud de negocios privados. Todos armados hasta los dientes, claro.

 

  • Los sombreros. Roberto se ha aficionado a su sombrero para protegerse del sol, pero en Bolivia y Perú no hay señora que se precie en el ámbito rural que no lleve su buen sombrero. Hay diferentes modelos y decoraciones dependiendo de la región, bien bonitos todos ellos.
El tradicional uso del sombrero, sobre todo en mujeres.
  • El incansable uso del claxon para todo. Lo habíamos visto en muchos otros países donde el tráfico es especialmente caótico y por aquí se ha vuelto a repetir. Pararse a mirar los coches y mototaxis e intentar descifrar para qué pitan en cada momento es un gran entretenimiento. ¿Estará preguntando si queremos subir, avisando de que va a girar o saludando a un vecino?

 

  • La cantidad de viajeros que nos encontramos por todos lados, y lo fácil que es además volver a coincidir con ellos porque muchos vamos haciendo la misma ruta. Los alemanes son los más numerosos, seguidos por australianos. Hemos coincidido con muy pocos españoles y menos aún de largo recorrido.
Amigos que haces en el viaje y con los que vuelves a coincidir semanas después.
  • Niños y niñas van perfectamente uniformados al colegio, aunque sea en la aldea más remota por la que hayamos pasado. Faldas para ellas, corbatas para ellos… y hasta cordones dorados en las chaquetas al más puro estilo marinero de primera comunión.

 

  • La importancia de la quinua. En España la quinoa, que es como la llamamos nosotros, es ahora un cereal alternativo, que se ha puesto de moda y suena como muy guay. Aquí lleva siendo un alimento básico desde hace cientos de años y hay multitud de platos que lo incluyen.
Las plantaciones de quinua tienen cintos de años
  • Las duchas eléctricas. Las conocíamos de sobra pues son muy populares en países cálidos pero igualmente terroríficas en todos ellos. La propia alcachofa tiene una resistencia eléctrica que calienta el agua tal como sale, pero lo raro es encontrar una que no tenga los cables pelados al aire.

 

  • La ausencia de papeleras y de facilidades para recoger la basura. Puedes recorrer calles y calles con tus desperdicios en la mano hasta que encuentras dónde poder tirarlos.

 

  • El comercio ambulante es espectacular. Especialmente en Brasil y en Bolivia. Puedes encontrar de todo a cada paso, sea comida, artículos de higiene, de ferretería, de hogar… Es muy útil, nunca sabes cuándo te puede hacer falta una faja o una linterna mientras esperar un autobús.
La venta ambulante no conoce límites, desde refrescos a ferreterías andantes.

Hasta aquí algunas de las curiosidades que nos han ido marcando en este viaje. Son sólo unas cuantas y sabemos que nos esperan muuuuchas más. ¿Con cuál te quedas tú?

3 Comments

  • buscandoacochet| 2 Septiembre, 2016 at 01:12Responder

    ¡¡Pero qué bueno!! Este post refleja tan bien nuestro viaje que podíamos haberlo escrito nosotros. ¡¡Nos encanta!! Entre el claxon, los sombreros, el recorrer las calles basura en mano buscando un “tacho” o cubo de basura, y el que nos digan, ‘¡Hay que ver qué bien que hablan español ustedes!… nos sentimos totalmente identificados. Gracias por darle forma, lo compartiremos con nuestros contactos ¡jjijiji! Por cierto, que comenzamos viaje casi a la vez, nosotros salimos de España el 25 de enero, pero avanzamos muuuuuuy lento (y nuestro blog mucho más). Genial haberos descubierto. ¡Os seguimos!

    • Candela| 15 Septiembre, 2016 at 03:51Responder

      Qué ilusión nos hace saber que lo que escribimos os ha llegado al corazón, pero no en plan cursi, sino en plan “yo eso también lo he vivido”, ¡así nos sentimos aún más acompañados! Mil gracias por seguirnos y compartirlo en vuestras redes sociales, nos encanta saber que hay alguien al otro lado que entiende a la perfección lo que estamos viviendo. ¡Nos seguimos! 🙂

Leave comments

Your email address will not be published.*



You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Back to top

Usamos cookies para garantizar la mejor experiencia en la web. Si continúas navegando aceptas nuestra política de cookies y asumimos que te parece bien ¡Tenemos galletitas para todos!

ACEPTAR
Aviso de cookies
Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial